Una investigación revela la necesidad de reforzar en los futuros profesores de Infantil y Primaria su formación sobre alumnos TEA

Por UDIMA Media

Los profesores que imparten su docencia en Educación Infantil y Primaria no siempre cuentan con la adecuada formación para afrontar entre su alumnado casos de niños que presentan TEA, Trastorno del Espectro Autista. Así lo pone de manifiesto un estudio elaborado por la profesora y psicóloga de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, Verónica Nistal.

En su opinión, los estudiantes de los Grados en Magisterio “necesitan formación y sensibilización sobre este trastorno. Nos encontramos en la era de la inclusión y, desde las universidades, hacen falta más planes formativos que formen al estudiante en discapacidad en general e intentar crear actitudes positivas hacia este tipo de población”, subraya.
Verónica Nistal presenta su investigación en el V International Conference on Teacher Education (INCTE) en Braganza (Portugal), junto con sus directoras de Tesis de la Universidad de León. La investigación está relacionada con el diseño de programas de formación hacia los profesionales que desempeñan sus funciones con alumnado con TEA. Los profesionales a los que se dirige esta formación son los maestros de Educación Infantil y Primaria y a los profesionales del Departamento de Orientación de los centros escolares que son los Pedagogos y los Psicólogos.
El trabajo científico, iniciado hace más de un año, evalúa actitudes y conocimientos que tienen los estudiantes de los Grados en Educación Infantil y en Psicología con una muestra de 54 participantes. El estudio se ha ampliado ocasión, con una muestra de 164 participantes, incluyendo a estudiantes de los Grados en Educación Primaria y en Pedagogía. En esta nueva investigación, se evalúan las actitudes y conocimientos que presenta este grupo de estudiantes, cuyo objetivo principal es conocer si existen diferencias significativas en la variable género y titulación. Se utilizó una metodología descriptiva que combina análisis estadístico descriptivo y de diferencias por grupos de interés.

Bajos conocimientos, aunque buenas actitudes

Los resultados concluyen que los estudiantes presentan bajos conocimientos, pero buenas actitudes. Este análisis no ha permitido a la investigadora establecer diferencias en los conocimientos, pero sí en actitudes en función del género. Así, hay diferencias con respecto a la titulación: los estudiantes de Educación Infantil tienen una actitud más favorable y los estudiantes de Educación Primaria tienen menos conocimientos, aunque no se puede asegurar que estas diferencias sean debidas a la titulación o que sean más debidas al curso.

“Durante mi carrera profesional en centros educativos”, explica a UDIMA Media Verónica Nistal, “he escuchado a muchos docentes decir que ellos no han estudiado Educación Especial y que no les compete atender a un niño con discapacidad. Esto es un error, ya que existe la diversidad y hay que facilitar la inclusión por parte del maestro en sus aulas. Date cuenta que, solo en la Comunidad de Madrid, hay más de 400 centros preferentes en autismo; esto es un dato significativo para que los futuros profesionales se formen desde las universidades y poder ofrecer la mejor respuesta educativa a sus alumnos”, afirma.

Nistal avanza que, a partir de los resultados obtenidos en esta investigación, seguirá trabajando sobre la creación de un programa de formación impartido de manera transversal para mejorar la formación de estos estudiantes y futuros profesionales, adecuando el programa a cada una de las titulaciones que ha analizado.